“Avenida Brasil” [viernes 20 de diciembre] : El Reencuentro de Tifón y Jorgito

Publicado por:

¡Ay! El capítulo de hoy estuvo muy entretenido. En general, esta semana terminó bien redondita porque Avenida Brasil cada vez está más entrete y rápida (¡menos mal!).

Resulta que ayer quedó la mansaca porque Jorgito le contó a Leleco que Carminha y Max eran amantes! ¡Sí, eso le dijo! Pero pese a que el viejo se negó a creerle, ya le sembró la semillita de la duda porque más que mal si el río suena es porque piedras trae. Así que hoy, mientras la familia almorzaba, Leleco se interesó de sobremanera en Max, sobre todo cuando este, carcomido por la rabia del robo de su dinero por parte de Carmen Lucía, empezó a decir que su cuñada y él se habían conocido de maneras no muy honestas, hace mucho tiempo, haciendo que Carminha se mordiera los dientes, desesperada por la tensión del relato. Pero todo acabó cuando el viejo le empezó a preguntar a Maxwell detalles de su adolescencia como amigo de Carminha, ahí ella se puso de pie y fingió malestar por el tema de conversación y, como buena ratita, logró huir. Al rato Tifón la visitó en su pieza y ambos hablaron de lo incómoda que era la presencia de Max y coincidieron en que debía irse de la casa. ¿Será que Carminha correrá a su bruto amante de la casa?.

jorgitotifon

¡Y por fin pasó lo que tenía que pasar! Jorgito y Tifón se toparon de casualidad en los pasillos del Club de El Divino y decidieron encarar las palabras que habían esquivado hace varios días. Lejos de profundizar, padre e hijo se pidieron disculpas y Jorgito le explicó por qué no le había dicho a Tifón que su novia era Nina. “Iba a decírtelo en el hospital, pero tú me contaste que estabas enamorado de ella y me arrepentí porque te vi tan bien con ese tema, además que tuve miedo de perderte papá”. Al final los dos se abrazaron y lamentaron haberse enamorado de la misma mujer. Fue ahí cuando Tifón comenzó a reprocharle que no estaba junto a una buena muchacha, que debía darse cuenta que ese amor le haría daño (siempre tan correcto él) pero Jorgito le contradecía jurándole que la chiquilla era más buena que el pan y como Tifón decía que no y Jorgito que sí y que no y que sí y que no, entonces a Jorgito no le quedó más remedio que gritarle que Carminha lo engañaba, ¡pero que aún no podía decirle con quién!. “Ya verás que Nina es la mujer buena de la que te enamoraste. Yo la cuidaré por los dos”. Besó a su padre, le contó que se iría con su novia a California por un tiempo y lo dejó nuevamente tapizado en dudas.

Y sí po, Nina y Jorgito decidieron virarse de todas formas a California, aún sabiendo que el parcito de estafadores había vuelto a la mansión, cosa que casi descompuso a la pobre Nina. El plan que le propuso su novio es que como ahora Tifón sabe parte de la verdad y Leleco sabe toda la verdad, la idea sembrada comience a crecer y a crecer y quién sabe si en estos tres meses Leleco y Tifón andan ojo al charqui y logran pillar a Max y Carminha y así se resuelve todo de manera más natural. Y parece que dio resultado, porque Leleco fue al tiro a visitar a Max para conocer su barco y saber de dónde lo había sacado.

Esta información del viaje californiano fue replicada por el cochino de Nilo, que no dudó en contarle los planes fronterizos de Rita y Patata a la malvada de Carminha, a cambio de un plato de comida. Ella, envuelta en cólera decidió tomar cartas en el asunto y llegó a la mansión totalmente alterada y gritando a los cuatro vientos que había visto a uno de sus secuestradores hablando con Nina en la calle “¡Fue ella, siempre lo supe, fue ella quien planeó mi secuestro!” gritaba envuelta en temblores y protegida por los brazos del cada vez más vacilado Tifón.

Además:

– Ni tonta ni perezosa, la bonita Suelen se engalanó con sus habituales vestiditos con cierre al centro y se fue a visitar a Leandro, que vivía los placeres de nueva estrella del Flamengo. Luego de la cama, Leandro sacó a Suelen de su casa y aguó todos los planes de Suelen de pasar la tarde con él, así que regresó a casa y Rony la encaró por haberse acostado con Leandro. Ella le dijo que esa idea del trío había sido de él y que ahora no le viniera con celos “¡Já! ¿Celos por ti, Suelen?”. “No Rony, celos por Leandro”. Y allí muy certera le lanzó “Yo me asumo, yo acepto lo que soy, lo que deseo, soy una araña, en cambio tú no eres capaz de asumir lo que eres y hacer lo que quieres!”. Rony no soportó la verdad y apretó muy fuerte los brazos de su mujer, agrediéndola con mucha brusquedad al punto de hacerla llorar. Esto ya fue el colmo para la muchacha, que le gritó a Rony que estaba loco y que ya no daba más. Pescó sus cosas y pese a la insistencia del jugador, se fue de casa. “Algún momento me tenía que cansar, y ese momento llegó Rony”.

suelen

– Carlitos y sus tres mujeres decidieron trabajar. El primero lavando autos y el resto en sus especialidades burguesas: Alexia dando clases de yoga, Noemia dando clases de inglés y Verónica… ¿Verónica qué?. Todos comenzaron a molestarla por no tener ninguna especialidad o talento, y ella ofendida salió de casa, fue donde Monalisa a pedirle disculpas por el escándalo en su casa al pillar a Olenka con su marido y la invitó a un restaurante finísimo de comida francesa en la Zona Sur. Allá le enseñó a Monalisa a comer caracoles y a combinar las comidas con distinguidos vinos. Al final de la cita, muy descaradamente, sacó de su cartera la boleta con el valor de su servicio como acompañante. “Así es, Monalisa, son 300 reales la hora por enseñarte a vivir en la Zona Sur”. La menuda rubiecita no se dejó amilanar, por supuesto que no le pagó y de regreso a casa dejó a su ex vecina en un paradero, no sin antes enseñarle a tomar micro “para que aprendas a vivir en El Divino, querida”. y se fue dejándola junto a una fila de suburbanos en espera de la locomoción colectiva.

– Debora también se bajó de la nube de Gokú y se inició como profe de baile. Irán la visitó en plena jornada y partició muy románticamente (o jotemente) como alumno junto al resto de las niñitas. Al final invitó a la princesita a comer pollo donde Silas y allí recibió las disculpas de la ex de Jorgito por haberlo tratado tan mal la última vez. “Ahora me doy cuenta que yo era una burguesita” le dijo.

 

 

 

Nota del capítulo: 6.0
El personaje de hoy: Suelen, por su valentía y porque esperamos que no se vaya donde Leandro. Como que se pegó una despavilada.
 Disfrutemos de la genial canción que acompaña cada aventura Sueleniana, esto es “Correndo atrás de mim” del grupo “Aviões do Forró”.

Recuerda que en la web de Canal13 puedes volver a ver cada nuevo episodio.

¿Te Gusta Dypia?